Estallido de rayos gamma sin precedentes


El dispositivo ruso Konus instalado en el aparato estadounidense Wind ha registrado un estallido de rayos gamma de inusitada potencia. Su fuente todavía no ha sido descubierta, pero los científicos están intentando detectar el mismo objeto en otros segmentos del espectro.

El brote estableció una especie de récord en la luminosidad pico y en la energía de los fotones. Es el más potente en los casi veinte años que el dispositivo Konus lleva investigando el espacio.

El pasado 19 de febrero de 2014, el dispositivo ruso Konus instalado a bordo del aparato estadounidense Wind registró el estallido de rayos gamma más potente en toda la historia de las observaciones. El pico de flujo luminoso, es decir, la cantidad máxima de fotones liberada en un determinado período de tiempo, y el pico de energía de los fotones superaron con creces todos los índices registrados hasta el momento. El impulso principal duró 2,5 segundos, mientras que la fase pico equivalió a 1,6 milésimas de segundo. Acto seguido se liberó una determinada cantidad de radiación, pero de potencia más moderada. Todo el brote duró cerca de treinta segundos. Se ha incluido en la lista de la Red Internacional de estudios de estallidos de rayos gamma bajo el número GRB 140219A.

Los colaboradores del Instituto Ioffe de Física y Tecnología de la Academia de Ciencias de Rusia, centro científico donde fue creado el dispositivo Konus, han recurrido a la ayuda de sus compañeros de profesión extranjeros para descubrir la fuente del brote en los segmentos visible y Roentgen. Por otra parte, la naturaleza de los estallidos de los rayos gamma, unos brotes breves, pero de extrema potencia distribuidos por todo el cielo sigue sin conocerse. Su fuente podría ser la fusión de dos estrellas de neutrones u ordinarias pero masivas que acaban su existencia como supernovas. Lo curioso del brote en cuestión es que fue a la vez breve, si solo nos fijamos en el acontecimiento principal y también bastante largo, si tenemos en cuenta la radiación de menor intensidad. Se considera que estallidos de rayos gamma, en caso de ser breves, son fruto de una fusión de estrellas de neutrones, y en caso de ser largas, de explosiones de supernovas. Para llegar a una conclusión certera es aconsejable observar un objeto en distintos segmentos del espectro electromagnético, el visible incluido.

Si los resultados de la búsqueda son positivos, los astrofísicos podrán contar con datos muy importantes. Merece la pena señalar que el estallido fue registrado por un dispositivo ruso que lleva casi veinte años funcionando en el espacio de manera impecable. Los modelos Konus nacieron de los aparatos soviéticos Venera. Los primeros dispositivos fueron diseñados en el Instituto Ioffe a principios de los años setenta del siglo pasado, casi enseguida después del descubrimiento de los estallidos de radiación gamma. El equipo estuvo instalado entre 1978 y 1983 en las estaciones automatizadas de los modelos desde Venera 11 hasta Venera 14. Los resultados de las observaciones fueron claves para el conocimiento actual sobre los brotes de los rayos gamma.

El modelo de Konus instalado en el aparato Wind entró en funcionamiento en noviembre de 1994 y en los casi veinte años de trabajo registró más de tres mil acontecimientos de diferente tipo. El Wind encargado de estudiar el viento solar resultó ser muy apropiado para observar y registrar los estallidos de la radiación gamma, de modo que los detectores Konus-Wind escanean con regularidad todo el cielo. Forma parte junto con otros dispositivos de la red interplanetaria del registro de estallidos de rayos gamma. Pese a que los estallidos no son el objetivo principal de las mencionadas misiones espaciales, es posible hacer el seguimiento desde distintas zonas del sistema solar y como consecuencia establecer con mayor grado de precisión la localización de su fuente.

Por desgracia, a principios de junio pasado falleció el creador del Konus, Evgueni Mázets, pero el aparato al que dio vida seguirá existiendo y funcionando. Los detectores de este modelo se instalaron en el aparato Koronas Foton en 2009 y en los satélites Kosmos 2326 y Kosmos 2367, entre 1995 y 2001. En la actualidad en el Instituto Ioffe se están desarrollando nuevas herramientas para el observatorio Spektr UF y los aparatos espaciales en los que está trabajando la oficina de diseño Lávochkin.

http://spanish.ruvr.ru/2014_02_27/Estallido-de-rayos-gamma-sin-precedentes-0668/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s