La brillante estrella Fomalhaut C también tiene un disco de escombros


Ilustración artística de los discos en el sistema Fomalhaut. Crédito: Amanda Smith.

 

La brillante estrella Fomalhaut alberga un espectacular disco de escombros: un plano polvoriento circundante de pequeños objetos donde se forman planetas. A solo 25 años-luz de distancia, hemos sido capaces de identificar algunos rasgos en detalle: desde el cálido disco cerca de la estrella, hasta el más externo que es comparable al cinturón de Kuiper del Sistema Solar.

Pero Fomalhaut nunca deja de sorprendernos. Primero, descubrimos un planeta, Fomalhaut b, que orbita entre los dos discos. Después descubrimos que Fomalhaut no era una estrella solitaria ni doble, sino triple. Lo más reciente es que se ha descubierto un mini disco de escombros alrededor de la tercera estrella.

Fomalhaut es masiva: tiene 1,9 veces la masa del Sol. Y a una distancia tan cercana es una de las estrellas más brillantes del cielo austral. Pero sus dos compañeras son mucho más pequeñas. La segunda estrella, Fomalhaut B, posee 0,7 veces la masa del Sol y la tercera, Fomalhaut C, una pequeña enana roja, tiene 0,2 veces la masa del Sol.

Fomalhaut C orbita Fomalhaut A a una distancia de 2,5 años-luz, o aproximadamente la mitad de la distancia desde el Sol a la estrella vecina más cercana. Solo se confirmó que estaba unida gravitacionalmente a Fomalhaut A y Fomalhaut B en octubre de 2013.

“El disco alrededor de Fomalhaut C fue toda una sorpresa”, dijo a Universe Today el investigador principal Grant Kennedy de la Universidad de Cambridge. “Este es apenas el segundo sistema en que se ha descubierto discos alrededor de dos estrellas separadas”.

El polvo relativamente frío y las partículas de hielo son mucho más brillantes en longitudes de onda largas, permitiendo que telescopios como Herschel capten el exceso de luz infrarroja. No obstante, Herschel tiene una resolución mucho más pobre que un telescopio óptico, por lo que la imagen del disco de Fomalhaut C no es resuelta espacialmente; lo que significa que la luminosidad del disco puede ser medida, pero no su estructura.

La mejor estimación del equipo de Kennedy es que el disco es más bien frío, de unos 24 grados Kelvin y bastante pequeño, orbitando a 10 veces la distancia de la Tierra al Sol. Pero es probable que sea similar al disco de Fomalhaut A en cuanto a que es brillante, elíptico y ligeramente desplazado de su estrella madre. Las tres características sugieren que las perturbaciones gravitatorias pueden estar desestabilizando las órbitas cometarias dentro de los discos.

“Como sistema estelar, Fomalhaut se ha vuelto muy interesante en el último año”, dijo Kennedy.

El estudio “Discovery of the Fomalhaut C debris disc” fue publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Fuente: Universe Today

Fomalhaut C también tiene un disco de escombros

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s