El Ártico sigue siendo peligroso


El aumento de la temperatura del clima global ha provocado un deshielo sin precedentes en el Ártico, haciendo posible la prospección y exploración industrial de yacimientos de hidrocarburos en esa región. 

En los últimos años es también más intensa la navegación comercial en latitudes polares. Muchas navieras prefieren enviar sus barcos por la Ruta Marítima del Ártico, que bordea la costa septentrional de Rusia. Esto les ahorra muchos días de flete por un lado, mas por otro, supone importantes riesgos adicionales.

El turismo extremo en el Ártico también va cobrando popularidad. ¿Cómo pueden ser de graves las consecuencias de todo eso para el Ártico y cómo podríamos minimizar estos riesgos?

La actividad comercial en el Ártico no solo promete jugosos beneficios, sino que también supone la necesidad de solucionar una serie de importantes problemas. Cabe decir que el paso de los barcos mercantes a los largo de la costa rusa del Ártico, por ejemplo, entre Hamburgo y Shanghái, les ahorra unos seis mil cuatrocientos kilómetros y toda una semana de viaje, en comparación con la ruta tradicional a través del canal de Suez. Hay bastantes ofertas de cruceros turísticos en el Ártico. Sin embargo, el naufragio del “Costa Concordia”, frente a las costas de Italia, ha sido un claro ejemplo de las graves consecuencias que puede tener un accidente marítimo incluso en latitudes cálidas. Imagínese lo que habría pasado si ese barco con tres mil viajeros se hubiera ido a pique en una zona polar de difícil acceso, como las inmediaciones de Spitsbergen o Groenlandia…

En invierno es imposible pronosticar el tiempo que se requiere para llevar la ayuda necesaria al lugar del accidente. Y si el naufragio ocurre en alguna parte del mar de Láptev, la pérdida del barco y víctimas humanas pueden ser inevitables. En otras palabras, una gran intensidad de cruceros marítimos en el Ártico encierra considerables riesgos para la vida de los viajeros, aunque el mayor peligro es, por supuesto, para el medio ambiente. El coordinador de política de gas y petróleo en el programa global del Ártico de WWF, Mijaíl Babenko, señala:

–El deshielo se produce con más intensidad en verano. La mayor tendencia es que disminuye la masa total de los hielos del Ártico. Este fenómeno induce a muchos a pensar que el Ártico ya no es tan peligroso como antes, pero no es cierto. En realidad, el hielo no es el único ni más importante de los obstáculos para activar la gestión económica en el Ártico, trátese de la extracción de gas y petróleo, el transporte de cargas o el turismo. Los principales riesgos tienen que ver con los posibles derrames de crudo y gas condensado, incluidos los escapes de gas submarinos, lo que puede dañar gravemente el ecosistema del Ártico.

El ruido que producen los barcos e instalaciones petroleras también es peligroso para el equilibrio de esa región. Nuestro experto precisa que este ruido puede estresar y ahuyentar a los peces y animales marinos. Para disminuir el posible efecto negativo, es necesario tomar las medidas pertinentes, pero estas requieren una considerable inversión porque suponen la instalación de equipos especiales y la construcción de barcos fundamentalmente nuevos. Además, cualquier daño ocasionado a la naturaleza tendría consecuencias más graves en el Ártico que en las regiones cálidas, donde el ecosistema se recupera con más facilidad por causas naturales. El director del Centro de Estudios del Ártico de la Academia de Ciencias de Rusia, Vladímir Pavlenko, aclara:

–Salvo la Ruta Marítima del Norte, las vías de navegación en el Ártico aún no están lo suficientemente estudiadas y mucho menos recomendadas. Es cierto que se limpian de hielo en determinado lugar en algún momento, pero el riesgo de víctimas humanas, pérdidas de barcos y daños al medio ambiente, la flora y la fauna de los mares, el litoral, las islas y los archipiélagos se mantiene todavía presente.

Es necesario minimizar este riesgo, lo que supone la construcción de una infraestructura adicional, la conducción y monitoreo de los barcos en cada punto concreto y el desarrollo de nuevos principios tecnológicos para combatir los derrames de petróleo.

Dentro de dos años, en 2016, entrará en vigor un código polar especial que regule la navegación en el Ártico. Moscú tiene previsto terminar en tres o cinco años la construcción de una infraestructura costera a lo largo de la Ruta Marítima del Norte, con el doble objetivo de facilitar la navegación y minimizar el riesgo de posibles problemas ecológicos.

http://spanish.ruvr.ru/2014_02_17/El-Artico-sigue-siendo-peligroso-9652/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s