Científicos no excluyen una nueva epidemia de peste


La humanidad no está asegurada contra una nueva epidemia de peste. Científicos han descifrado el genoma del bacilo de la peste, que en el siglo VI de nuestra ocasionó la muerte de la mitad de la población de la Tierra, y en el Medievo mató la mitad de la población de Europa, y llegaron a la conclusión de que esa terrible enfermedad puede volver en cualquier momento.

La peste afectó a la humanidad varias veces en la historia y siempre se cobró una enorme cantidad de vidas. La epidemia más terrible se desató durante el reinado del emperador Justiniano en el año 541 de nuestra era y ocasionó la muerte, según diferentes estimaciones, de hasta cien millones de habitantes de Bizancio y el Mediterráneo. En el siglo XIV la epidemia de la peste causó estragos en Europa. La enfermedad fue denominada la “muerte negra” por su curso impetuoso y grave. Dos brotes cortos en el tiempo se llevaron la vida de treinta y cinco millones de personas. La tercera pandemia de la peste se desencadenó en China en el siglo XIX. Se propagó rápidamente afectando con mayor rigor a Hong Kong y Bombay. Entre estas grandes epidemias se produjeron otras menores, que lograron ser controladas en el lugar. Así, a mediados del siglo XVII, la peste bubónica ocasionó la muerte de la quinta parte de la población de Londres.

Durante largo tiempo, los científicos no pudieron establecer la procedencia de la enfermedad mortal. Pero las tecnologías modernas permitieron descifrar su ADN. Especialistas estudiaron los esqueletos de una sepultura hecha en territorio de la alemana Baviera en el siglo VI y de una fosa común en Londres de mediados del siglo XIV. Pues se aclaró que la “Peste de Justiniano” se propagó más ampliamente de lo que se consideraba. Luego esta variedad desapareció y nunca más se repitió. Pero la “peste negra” se volvió a manifestar más de una vez. Es más, incluso en nuestros días en diferentes rincones del mundo suelen aparecer manadas de roedores que son los portadores de esta infección. Esto significa que en cualquier momento, una persona que haya contactado con esos mamíferos puede enfermarse y así provocar una nueva propagación de la peste en la Tierra. Y, por ahora, es imposible prevenir eso, destruir de alguna manera la bacteria de la muerte, aclara el jefe del Laboratorio de Infecciones naturales focales y flemonosas del Instituto Central de Investigaciones Científicas de Epidemiología de Rospotrebnadzor, Alexánder Platónov:

–Al día de hoy, entre las enfermedades más peligrosas la humanidad destruyó solo una – la viruela; porque la viruela se contagia de persona a persona. Cuando vacunamos a casi todas las personas rompemos la cadena epidemiológica y el agente morbífico desaparece. Y hoy la viruela existe solo en depósitos especiales: son dos en todo el mundo. Y muchas otras infecciones sumamente peligrosas, por ejemplo, la encefalitis japonesa y la propia peste son infecciones flemonosas, o sea que existen perfectamente en la naturaleza sin la presencia del hombre. Sus portadores son las aves, ratones, murciélagos – una enorme cantidad de seres vivos. Puesto que no podemos curar a todos los ratones, a todas las marmotas de esas infecciones, éstas siempre existirán en la naturaleza junto con nosotros. Lo principal es impedir que pasen al hombre.

Actualmente existen vacunas contra la peste. Los antibióticos actúan sobre el bacilo de la peste. Lo importante es detectar a tiempo los síntomas. Lamentablemente, por lo general esto ocurre tras la muerte de algunas personas. Tan solo en los últimos tres años se registraron muertes por peste en Mongolia y Kirguistán. Sus vecinos más próximos, entre ellos Rusia, se vieron preocupados. Por lo demás, en Rusia existe una muy buena base científica y práctica para impedir la propagación de la enfermedad desde su nivel local hasta el epidemiológico, afirma la médica, biofísica y consultora jefa del proyecto Epidemiolog.ru, Nelly Sosiédova:

–En Rusia hay un servicio anti-peste único y también institutos anti-peste. Están muy bien equipados con métodos modernos. Cuentan con el apoyo del Estado. Están provistos de equipos móviles, que pueden salir tan pronto reciban la señal sobre tales casos. Periódicamente se realizan prácticas. Además, en Rusia la industria médico-biológica se desarrolla rápidamente, en particular, el Instituto Méchnikov, el Instituto de vacunas y suero de San Petersburgo, el Instituto Microgen, el Instituto de Investigaciones Científicas anti-peste de Rusia. Por eso, en principio, en caso de que llegue a surgir tal problema Rusia puede darle solución en un plazo corto.

Por otra parte, los especialistas destacan que en los últimos tiempos el bacilo de la peste no es tan patógeno como en otros siglos. Esto infunde optimismo. Al propio tiempo, no se excluye que el agente morbífico se extingue en el proceso de evolución, tal como ocurrió con la Peste de Justiniano. Y entonces será sustituido por una nueva infección de peste, que los médicos tendrán que aprender a combatir

http://spanish.ruvr.ru/2014_01_30/Cientificos-no-excluyen-una-nueva-epidemia-de-peste-0517/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s