Empresario ruso invierte en tecnologías de la inmortalidad


¿A quién no le gustaría vivir eternamente? Por desgracia, el cuerpo humano es mortal y en el mejor de los casos solo podría aguantar hasta los cien años, no más, tras lo cual inevitablemente llegará el final. Sin embargo, algunos se atreven a poner en tela de juicio esta ley de la naturaleza. Suelen ser personas que de verdad tienen algo que perder…
Una de estas personas es el millonario ruso Dmitri Itskov, joven, atractivo e increíblemente rico. Le cuesta más que a otros asumir que no vivirá para siempre. Por esta razón, ha decidido enfrentarse al paso del tiempo creando avatares, es decir, cuerpos artificiales para la conciencia humana.
El verano pasado, el empresario reunió en Nueva York en el Congreso Futuro Global 2045 a los más reputados científicos, hombres de negocios y representantes de círculos eclesiásticos. En el foro se abordó la posible creación de robots humanoides que dispongan del aspecto y parámetros físicos idénticos a los humanos.
Itskov llamó a los participantes en el congreso a abandonar los problemas de la actualidad, para “invertir en el futuro”, la opción más sabia, según sus palabras. En opinión del empresario, el desarrollo de tales sectores como las bio y las nanotecnologías, la cibernética y la investigación del cerebro humano podrían dar en un futuro no muy lejano considerables beneficios e iniciar una nueva época en la evolución de la humanidad.
El proyecto denominado Avatar se está poniendo en práctica bajo la égida del movimiento Rusia 2045 fundado por Dmitri Itskov en febrero de 2011 junto con un grupo de investigadores rusos. El objetivo de la iniciativa era crear una red global que agrupara a expertos del mundo en su empeño de lograr la inmortalidad cibernética. El proyecto constará de varias etapas.
La primera es denominada Avatar A. Se propone crear para 2020 robots humanoides dotados de un sistema de control a distancia por impulsos generados por el cerebro de su “dueño”.
En la segunda etapa, la de Avatar B, se creará el sistema de soporte de la actividad del cerebro humano separado del cuerpo; en la de Avatar C, el portador artificial de la conciencia humana. Y en la etapa final, Avatar D, la representación gráfica, es decir, el cuerpo inmortal.
Pese a que podría parecer un planteamiento prestado de las obras de ciencia ficción, Dmitri Itskov rebosa optimismo:
—Aunque el proyecto cuya realización se ha anunciado en el marco del movimiento Rusia 2045 parece una utopía, muchas tecnologías ya existen. Para crear los avatares A y B y verlos caminar por las calles, sería suficiente integrar los inventos ya hechos y llevar a cabo una serie de experimentos.
La nueva cultura siempre acaba por desplazar la antigua y las leyes del progreso no dejan de entrar en contradicción con los deseos de algunos. La vida fluye como si de un río se tratara, desde el pasado hacia el futuro, y hemos de seguir el ritmo de sus aguas. La historia nos enseña que aquellas civilizaciones que no evolucionan, desaparecen del mapa y solo quedan como una de las entradas en las enciclopedias.
Además de dificultades de carácter técnico, existen aspectos éticos.Porque si resulta posible colocar el cerebro humano en el cuerpo artificial, sin que se reduzca el número de sus funciones, ¿será posible hacer lo mismo con su alma?
¿Y qué pasará con las emociones, el tacto y el gusto propios del cuerpo? Podría ser que al lograr esta especie de vida eterna, la persona pierda mucho de lo que tanto se precia en la vida. Ya no sentirá el abrazo de su ser querido ni llenará sus pulmones del fresco aire de la mañana, no sentirá sobre su piel la suave caricia del sol ni las juguetonas aguas del mar. No recordará el sabor dulzón de las frutas ni el áspero sabor del vino. Nunca tendrá hijos, porque en el mundo donde se vive eternamente no tienen cabida seres nuevos. Por lo tanto, la inmortalidad no es ninguna evolución, es un callejón sin salida.

http://spanish.ruvr.ru/2013_10_21/Empresario-ruso-invierte-en-tecnologias-de-la-inmortalidad-8948/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s