El satélite europeo Goce caerá a la Tierra en noviembre


Los ingenieros calculan que 250 kilos de material llegarán a la superficie | Aún no se sabe dónde caerán los restos del aparato ni la fecha precisa

El satélite europeo Goce agotará alrededor del 15 de octubre el combustible que lo mantiene en órbita desde hace cuatro años y se precipitará hacia la Tierra pocas semanas más tarde, probablemente en la primera mitad de noviembre. La mayor parte del satélite se desintegrará como una estrella fugaz antes de llegar al suelo gracias a las altas temperaturas de la reentrada en la atmósfera. Pero, según los cálculos de los ingenieros, unos 250 kilos de chatarra –una cuarta parte de los mil kilos del satélite– se estrellarán contra la superficie terrestre.
Las simulaciones informáticas de la caída indican que los restos del aparato llegarán rotos en unos 40 o 50 fragmentos y que se distribuirán a lo largo de una franja estrecha de unos 900 kilómetros de longitud. Pero aún es demasiado pronto para saber dónde o cuándo caerán, ha informado Volker Liebig, director de los programas de observación de la Tierra de la Agencia Espacial Europea (ESA). Dado que el 72% de la superficie terrestre está cubierta por mares, “hay una probabilidad alta de que caiga en el agua”, ha declarado Liebig.
Goce ha sido uno de los grandes protagonistas del congreso. No sólo por cómo acabará su misión, sino sobre todo por lo que ha logrado desde su lanzamiento en el 2009. Equipado con sensores para medir las sutiles variaciones de la gravedad entre distintos puntos de la superficie terrestre, sus resultados han aclarado cómo es el interior del planeta o cómo se mueven las masas de agua en los océanos. De ahí el nombre del satélite, que es el acrónimo inglés de Explorador de Gravedad y de Circulación Oceánica y que los miembros de la misión pronuncian Gou-chi.
Para cartografiar la gravedad, ha tenido que volar a sólo 250 kilómetros de la altitud, más cerca de la superficie que cualquier otro satélite científico, en una región donde hay partículas de la alta atmósfera que frenan la nave y la arrastran hacia abajo. Goce va equipado con un motor iónico para contrarrestar el efecto de frenado de la atmósfera. Pero el combustible que alimenta el motor se agotará a mediados de octubre.
La ESA ha recordado en un comunicado que “unas 40 toneladas de chatarra espacial llegan cada año a la superficie terrestre, pero el riesgo de que una persona reciba un impacto es inferior al de recibir el impacto de un meteorito”.

Fuente: la vanguardia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s