La vida terrestre podría haberse originado en Marte


Hay una nueva razón química para pensar que la vida de la Tierra se originó en algún otro lugar. Parece ser que solo en Marte hubo todos los elementos químicos adecuados –específicamente boro, molibdeno y oxígeno- presentes en el momento correcto para producir las moléculas de ARN que son consideradas como las precursoras del ADN y, por tanto, de la vida en la Tierra.

“La evidencia parece estar planteando que en realidad todos somos marcianos; que la vida comenzó en Marte y llegó a la Tierra en una roca”, dice Steve Benner un químico del Instituto Westheimer de Ciencia y Tecnología en Gainesville, Florida. Él presentó la idea en la conferencia Goldschmidt de geoquímicos en Florence, Italia, el 29 de agosto. Lo que es quizá más sorprendente es que la teoría proporciona una manera para que la vida surja en un ambiente seco, lo que a su vez aumenta las posibilidades de que actualmente haya vida en Marte.

La Panspermia, la idea de que la vida puede ser capaz de sobrevivir en el espacio para moverse entre cuerpos celestes en el Universo, por ejemplo, permaneciendo en hibernación en meteoritos, no es algo nuevo. Pero hasta la fecha había carecido de una cimiento químico más favorable para la vida que el de la Tierra.

Sin embargo, la propuesta de Benner proviene del estudio de la química de la vida primitiva. Según la teoría predominante del origen de la vida, el ARN fue la primera molécula genética en formarse, proporcionando un patrón para reproducirse a sí misma y crear más moléculas.

La idea estándar es que el ARN se condensó a partir de una “sopa” de moléculas orgánicas simples. Pero si se cocina esta sopa en las condiciones ricas en agua de la Tierra primitiva, el resultado tiene claramente un mal sabor.

“El ARN es demasiado grande, demasiado complicado”, dice Benner. “Si intentas armarlo en el agua, se romperá”.

Para evitar hacer una pasta orgánica más apropiada para cubrir caminos que para que evolucione la vida, se necesita condiciones secas, considera Benner. “Lo que necesitas es un desierto”; uno con los ingredientes minerales adecuados, dice Benner.

Agregue molibdeno y boro. En su estado elemental, estos elementos son tóxicos para la vida. Pero Benner ha demostrado que en forma de compuestos oxidados, se vuelven catalizadores cruciales que pueden llevar a la formación de ARN. Los catalizadores basados en boro ayudan a formar y estabilizar las moléculas de azúcar de cinco carbonos; los catalizadores basados en molibdeno reorganizan esos azúcares para crear ribosa, la R del ARN, dice. “Ellos toman la masa e impiden que se vuelva un betún”.

El problema no es solo que la Tierra estaba llena de agua que atacaría al ARN tan pronto como se formase, sino que también carecía del oxígeno que hubiese estabilizado los catalizadores de boro y molibdeno; el oxígeno no hizo su aparición en la atmósfera de la Tierra hasta hace 2.500 millones de años, como un residuo metabólico de las primeras cianobacterias fotosintéticas.

Por el contrario, de acuerdo a lo que sabemos de la química de Marte de hace 3.000 millones de años, el Planeta Rojo tenía todo lo necesario para crear una “sopa seca” de la vida: oxígeno abundante y un poco de agua en su superficie. Si la idea de Benner es correcta, la primera vida de la Tierra pudo haber comenzado en las entonces más acogedoras condiciones de Marte y encontró el camino a su destino final en el primer meteorito viajero que pudo tomar.

¿Realmente ocurrió de esa manera? En este momento, Benner solo expone la idea. “Nada de lo que digo debería ser interpretado como la solución al problema del origen de la vida”, dice.

Pero si quieres un mundo con ARN, tienes que aceptar estas condiciones químicas, que simplemente no podrían haberse dado en la Tierra. “Tienes que decidir entre renunciar al ARN, o decir que se formó en un lugar distinto de la Tierra”, dice.

Si la teoría de Benner es correcta, ofrece un mecanismo para que la vida –o al menos sus precursores- evolucionara sin agua, lo que a su vez significa que aún puede haber vida, o “pre-vida”, en el Marte actual.

Fuente: New Scientist

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s