Una galaxia enana arremetiendo contra una galaxia en espiral


una nube gigante de gas súper caliente en la galaxia NGC 1232 a 60 millones de años luz de distancia de la Tierra. (Crédito: Rayos X: NASA/CXC/Huntingdon Inst. for X-ray Astronomy/G.Garmire, Óptico: ESO/VLT)

Observaciones hechas con el Observatorio Chandra de Rayos X de la NASA han revelado una nube masiva súper caliente en una galaxia a 60 millones de años luz de la Tierra. Es probable que el gas caliente sea resultado de una colisión entre una galaxia enana y una galaxia mucho más grande denominada NGC 1232. En caso de confirmarse, este descubrimiento sería el primero en el que una colisión de este tipo ha sido detectado solamente en rayos X y podría tener implicaciones sobre el entendimiento del crecimiento de galaxias durante colisiones similares.

Una imagen combinando rayos X y luz óptica muestran la escena de esta colisión. El impacto entre la galaxia enana y la galaxia en espiral ha provocado una onda de choque – similar a una explosión sónica en la Tierra – que ha generado gas caliente con una temperatura cercana a los 6 millones de grados. Los datos de rayos X del Chandra, en color púrpura, muestran al gas caliente con la apariencia de un cometa, provocado por el movimiento de la galaxia enana. Datos en luz óptica del VLT del Observatorio Europeo Austral muestran a la galaxia en espiral en azul y blanco.

Cerca de la cabeza de la emisión de rayos X con forma de cometa se encuentra una región que contiene muchas estrellas brillantes y emisiones de rayos X. Es probable que la onda de choque haya disparado la formación de estrellas, produciendo estrellas masivas brillantes. En dicho caso la emisión de rayos X sería generada por los vientos de las estrellas masivas y por los remanentes de explosiones de supernova.

La masa total de la nube de gas es incierta ya que en esta imagen de dos dimensiones no se puede determinar si el gas se encuentra concentrado o distribuido sobre una gran región esférica. Si el gas se encuentra concentrado, la masa es equivalente a 40 mil masas solares. Si se encuentra distribuido uniformemente, la masa podría ser mucho mayor, cerca de 3 millones la masa del Sol. Este rango concuerda con los valores para las galaxias enanas en el Grupo Local que incluye a la Vía Láctea.

El gas caliente tendría que brillar en rayos X por varias decenas o cientos de millones de años, dependiendo de la geometría de la colisión. La colisión misma debería durar alrededor de 50 millones de años. Por lo tanto, la búsqueda de grandes concentraciones de gas caliente en las galaxias podría ser una forma de estimar la frecuencia de colisiones con galaxias enanas y de entender lo importante de dichos eventos en el crecimiento de una galaxia.

Una explicación alternativa de la emisión de rayos X es que la nube de gas caliente podría ser producida por supernovas y vientos calientes provenientes de un gran número de estrellas masivas, todas ubicadas de un lado de la galaxia. La falta de evidencia de ondas de radio, en infrarrojo y ópticas, esperadas en estos casos, son argumentos en contra de esta posibilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s